Especialistas en Dolor Orofacial y Fisioterapia. CITA ONLINE

Esguince de tobillo

Clincia_MTS_Tratar_Esguince_Tobillo

Esguince de tobillo

27 julio, 2015
|
0 Comentarios
|

Cuando nos hagamos un esguince de tobillo y hayamos tenido el tratamiento correcto con nuestro fisioterapeuta, debemos tratar de trabajar tres puntos fundamentales: movilidad articular, potenciación muscular y la propiocepción. En Clínica MTS os detallamos seguidamente cómo hacerlo teniendo siempre en cuenta algo fundamental: no forzar nuestro cuerpo para no sufrir ningún tipo de dolor al hacerlos.

1.- Trabajar movilidad de las articulaciones.

Cuando la inflamación y el dolor hayan desparecido del todo (o casi), haz ejercicios de flexión/extensión.

Intenta “dibujar” el abecedario en el aire con tu pie. De esta manera conseguirás moverlo en todas las direcciones y facilitarás su recuperación.

2.- Potenciar la musculatura.

Una vez recuperado la movilidad articular, deberemos efectuar los siguientes ejercicios:

Flexión. Sin resistencia, colocamos una pelota o almohada debajo de la pierna, flexionamos el pie llevando los dedos hacia nosotros y volvemos a la posición original.

Extensión. Repetimos el ejercicio anterior con los mismos elementos pero, al contrario que la flexión, extendemos el pie alejando los dedos de nosotros volviendo a la posición original.

En ambos casos, flexión y extensión, una vez vayamos ganando fuerza, usaremos una goma elástica para incrementar la resistencia del ejercicio. Agarrada con nuestras manos, colocamos el otro extremo de la goma en la planta del pie y repetimos los ejercicios tal y como se explica en párrafos anteriores; así, incrementamos su efectividad.

Inversión. Consiste en llevar el pie hacia abajo y hacia dentro. Hacemos el ejercicio tal y como se explican los anteriores: primero sin resistencia apoyando el pie en un almohadón y haciendo el movimiento; posteriormente, ya sentados, sujetamos una goma a un extremo fijo y la otra parte rodeando nuestro pie para repetir el movimiento con resistencia.

Eversión. Justo lo contrario que la inversión: Llevamos el pie hacia arriba y hacia fuera. El resto, igual.

Para trabajar nuestra musculatura, también resulta positivo caminar de puntillas y talones.

3.- Trabajar la propiocepción.

Terminamos con ejercicios muy sencillos.

*Ponernos de puntillas aguantando varios segundos en esa posición.
*Ejercicio anterior pero poniéndonos a la pata coja sobre el pie malo.
*Una vez más, nos ponemos de puntillas a la pata coja añadiendo flexionar la pierna apoyada como si hiciéramos sentadillas.
*Dar pequeños saltos hacia delante y hacia atrás. También hacia los lados.
*Colocamos una pelota debajo del pie y lo movemos en todas direcciones: adelante, atrás, a los lados, en círculos, etc.