Especialistas en Dolor Orofacial y Fisioterapia. CITA ONLINE

Espondilólisis

Espondilólisis

27 marzo, 2018
|
0 Comentarios
|

La espondilólisis se trata de una lesión adquirida sobre una predisposición genética. Consiste en la rotura de la lámina de la vértebra. La vértebra que se afecta más frecuentemente es la quinta lumbar, seguida por la cuarta lumbar. Casi siempre que afecta a la cuarta lumbar existe una sacralización de la quinta vértebra (unión de L5 con el sacro).

En la mayoría de los casos, no se trata de una verdadera rotura, sino que el hueso no llega a formarse. En otros casos, en los que el hueso si ha llegado a formarse, la lámina vertebral se rompe a consecuencia de caídas o traumatismos repetidos. Eso ocurre típicamente en deportistas y suele tardar entre 6 y 9 meses en repararse espontáneamente.

Síntomas

Con frecuencia, la espondilólisis no causa ningún dolor ni síntoma, siendo solo un hallazgo causal de una radiografía. Eso ocurre en las espondilólisis que aparecen como consecuencia de una mala formación de hueso.

En las espondilólisis que aparecen como consecuencia de una fractura o traumatismos repetidos, pueden causar dolor en la zona vertebral.

Riesgos

Cuando la espondilólisis existe en ambos lados (izquierdo y derecho), la vértebra se puede deslizar hacia delante o hacia atrás, apareciendo una espondilolistesis.

Diagnóstico

Para diagnosticar la espondilólisis es necesario realizar una radiografía.

También tiene sentido realizar una gammagrafía ósea para:

– Confirmar la existencia de la espondilólisis cuando la imagen radiológica no es clara o conviene descartar otras enfermedades, como son los tumores.

– Distinguir si la espondilólisis se debe a falta de formación de hueso o a su rotura. La gammagrafía será normal si se debe a falta de formación del hueso.

– Hacer el seguimiento del progreso de cicatrización del hueso, en las espondilólisis producidas por traumatismos y con rotura del hueso.

Tratamiento

En los casos en los que la espondilólisis se debe a un defecto de formación del hueso y no hay espondilolistesis asociada, no hay que hacer nada.

Si existe rotura del hueso, es conveniente reducir o suspender los esfuerzos hasta que se recupere.

El corsé puede indicarse cuando existe rotura del hueso y el dolor persiste a pesar de la reducción de la actividad y del tratamiento. En estos casos, es necesario tomar medidas para evitar la atrofia muscular y retirar el corsé progresivamente tan pronto como sea posible.

La cirugía se emplea solo cuando:

– El dolor se mantiene pese a los tratamientos aplicados durante 9 meses.

– Existe una rotura del hueso, la cuál no se está resolviendo después de 9 meses.

En estos casos, se indica una artrodesis que afecte solo al segmento en que está la espondilólisis, habitualmente entre la quinta lumbar y la primera sacra.

¿Tienes espondilolistesis? Para más información no dudes en ponerte en contacto con un fisioterapeuta. En MTS Fisioterapia podemos ayudarte. Escríbenos o llama al 924 030 819. 

Imagen:<a href=’https://www.freepik.com/free-photo/3d-render-of-a-female-with-highlighted-dot-on-back_1165152.htm’>Designed by Freepik</a>