Especialistas en Dolor Orofacial y Fisioterapia. CITA ONLINE

Hernia discal

Hernia discal

16 enero, 2018
|
0 Comentarios
|

La hernia discal es la patología neuroquirúrgica más frecuente. Además, es la causa más común de dolor lumbar irradiado hacia al miembro inferior.

Entre las vértebras se sitúa el disco intervertebral, que sirve de amortiguador. Con el envejecimiento, este disco pierde elasticidad y capacidad para soportar presiones. El disco está compuesto por una zona central que se denomina núcleo pulposo y un anillo fibroso que rodea a este núcleo.

La hernia se produce cuando el núcleo pulposo se desplaza posteriormente (protrusión discal) debido a la degeneración del anillo fibroso del disco intervertebral. El disco puede llegar a salir del espacio intervertebral, convirtiéndose en un fragmento libre en el canal raquídeo. Esta afección suele estar asociada a degeneración vertebral, sobreesfuerzo físico o traumatismos, y es más frecuente a partir de los 30 años.

El dolor se presenta porque el disco herniado comprime los elementos nerviosos que pasan por el canal. Esto puede producir compresión de la raíz de un nervio (radiculopatía), o una compresión de la medula (mielopatía).

Las zonas de la columna que suelen sufrir este tipo de lesión son la cervical y lumbar, debido a que presentan mayor movilidad. Las hernias suelen producirse por la zona lateral, ya que en la zona posterior hay un ligamento (el ligamento vertebral común posterior) que es fuerte y evita las herniaciones posteriores. Afortunadamente a este nivel no hay médula espinal, sino raíces nerviosas, por lo que el daño no es medular sino radicular, con consecuencias menos graves desde un punto de vista neurológico. En el caso de hernias cervicales el daño medular puede generar problemas de mayor relevancia.

¿Cuál es su tratamiento?

– Educación del paciente mediante modificaciones posturales

– Medicamentos: analgésicos (paracetamol), antiinflamatorios (ibuprofeno), corticoides, relajantes musculares… (consultar con su médico)

– Reposo en cama (opcional y, en cualquier caso, no superior a 2 días)

– Favorecer la recuperación temprana de la actividad habitual (salvo trabajos manuales pesados)

– Fisioterapia

– Intervención quirúrgica: cuando todo lo anterior no funciones y exista incapacidad funcional provocada por el daño nervioso.

 

Imagen: <a href=’https://www.freepik.com/free-photo/pain-in-the-lower-part-of-the-column_923793.htm’>Designed by Freepik</a>