Especialistas en Dolor Orofacial y Fisioterapia. CITA ONLINE

Fisioterapia Deportiva

FISIOTERAPIA DEPORTIVA

La fisioterapia deportiva es la parte de la fisioterapia encargada del tratamiento de aquellas lesiones o disfunciones presentes en todo deportista. A pesar de que estas lesiones no tienen por qué producirse necesariamente durante la práctica del deporte, cabe destacar que es un tipo de fisioterapia especial.

Al estar enfocada principalmente a personas deportistas, los tratamientos y cuidados son especiales y diferentes a los que aplicados en personas sedentarias. El tratamiento irá enfocado a la optimización en la práctica deportiva y, por tanto, se centrará en las sensaciones que tiene el deportista mientras realiza su deporte. Además, la fisioterapia deportiva trabaja en la prevención de lesiones deportivas.

En Clínica MTS fisioterapia, estamos conscientes que todo fisioterapeuta que trabaje en el ámbito deportivo debe conocer con exactitud la anatomía y fisiología de las lesiones deportivas. El fisioterapeuta, contando con el diagnóstico médico, elaborará su propio diagnóstico de fisioterapia. A partir de aquí, desarrollará un protocolo terapéutico de actuación con la finalidad de recuperar lo antes posible la lesión.

Fisioterapia deportiva 1

Lesiones deportivas

Las lesiones deportivas pueden producirse tanto por accidentes esporádicos como por determinados factores de riesgo, que pueden producir lesiones musculares, tendinosas y óseas en el deportista. A continuación, hablamos de aquellas lesiones más características y comunes.

Existen distintos tipos de lesiones en función de la causa que las produzcan. Las lesiones agudas o “accidentales” son aquellas producidas durante la práctica deportiva; generadas por algún traumatismo o por contacto (con otro deportista, con objetos deportivos o con instalaciones deportivas).

Por otro lado, aquellas lesiones que son ocasionadas por el propio deporte, son conocidas como “típicas” o crónicas. Estas lesiones, las desarrollamos a continuación:

Lesiones por sobrecarga: Son aquellas producidas en el aparato locomotor, con una intensidad leve o moderada, que actúa repetitivamente y por acumulación.

Lesiones musculares: En este grupo encontramos las producidas por factores externos (contusiones y heridas), y las provocadas por factores internos (distensiones, desgarros, tirones o roturas musculares).

Lesiones tendinosas: Se producen por el uso de material o calzado inadecuado, por terreno irregular o duro (tendinitis) o por una contusión (tenosinovitis).

Lesiones ligamentosas: Son producidas por un mal movimiento o por algún golpe. Las más frecuentes son los esguinces y las roturas de ligamentos (tobillo o rodilla). Existen diferentes grados de lesión que determinarán tanto su gravedad como el tiempo de recuperación.

Lesiones óseas: Son causadas por fuertes traumatismos. Estos pueden provocar una fractura o fisura del hueso, donde el tiempo de curación tiende a ser más extenso que el del resto de lesiones. Además de lo mencionado, podrán ocurrir otros problemas óseos, como puede ser un crecimiento desigual, un desgaste del hueso o una periostitis (inflamación del periostio o membrana que recubre al hueso)

Lesiones articulares: Son comunes en los deportes que tienen pelota (baloncesto, fútbol...). Van a dar lugar a traumatismos articulares o luxaciones, que suelen ser dolorosas y por lo general van acompañadas de otros problemas como son los derrames articulares.

Deportes y lesiones asociadas

Las lesiones deportivas varían según el deporte que se practique. Existen algunos deportes que requieren una demanda terapéutica mayor que otros. Algunos ejemplos son:

RUGBY. Es uno de los deportes más bruscos que existen junto con el fútbol americano. En este deporte son comunes las siguientes lesiones: lesión de rodilla (rotura del ligamento cruzado, esguince de ligamentos laterales, rotura de menisco), esguince de tobillo, desgarros musculares en cuádriceps o gemelos, deformación de tendones y torceduras. También son frecuentes en este deporte las lesiones de hombro y las contusiones en la cabeza.

TENIS Y PÁDEL. La aparición de dolores musculares o tendinosos en el brazo dominante son comunes. El síndrome subacromial, que se suele producir por elevar el brazo por encima de 90º para hacer gestos como el remate, o la epicondilitis, también llamada “codo de tenista”, son muy frecuentes. En ocasiones, también pueden provocarse problemas de rodilla, habitualmente de meniscos.

BALONCESTO. La lesión más frecuente en este deporte en el esguince de tobillo, producido al pisar o apoyar mal el pie al caer después de un salto. Otra lesión frecuente en baloncesto en la tendinitis rotuliana (conocida como “rodilla del saltador”), ocasionando una inflamación en el tendón rotuliano que impide o limita al jugador el poder caminar. Los esguinces en los dedos de la mano por el contacto repentino al recibir la pelota también son comunes.

ATLETISMO. En este deporte es frecuente la aparición de contracturas musculares o roturas fibrilares en isquiotibiales y gemelos. En algunos atletas puede aparecer tendinitis del tendón de Aquiles.

VOLEIBOL. Estos deportistas van a ser propensos a tener lesiones en miembros superiores. Por un lado, la práctica deportiva expone constantemente a los dedos de la mano a torceduras, esguinces, luxaciones, fracturas y lesión de ligamentos o tendones. Por otro lado, es frecuente la lesión del manguito de los rotadores (tendones del hombro). Otras lesiones comunes en el voleibol son los esguinces de tobillo, las tendinitis rotulianas y las contracturas en la zona lumbar.

FÚTBOL. El futbolista suele presentar lesiones con frecuencia, siendo las más comunes: sobrecargas, calambres musculares, contracturas, y desgarros musculares. También aparecen lesiones más traumáticas, como pueden ser las roturas fibrilares, los esguinces de rodilla o tobillo, o las roturas de ligamentos de la rodilla (ligamentos laterales o cruzados) y meniscos.

Técnicas empleadas en Fisioterapia Deportiva

El fisioterapeuta deportivo va a emplear un número elevado de técnicas, que describimos a continuación:

1.-Técnicas de terapia manual, en las que encontramos la masoterapia, movilizaciones, las terapias manipulativas…

2.-Ejercicios analíticos, globales y de propiocepción para la recuperación funcional

3.-Estiramientos analíticos

4.-Hidroterapia, crioterapia, termoterapia y electroterapia

5.-Vendaje funcional o neuromuscular

Todas estas herramientas empleadas en la fisioterapia deportiva facilitarán la recuperación de los deportistas en el menor tiempo posible.

Además del tratamiento de lesiones deportivas, esta fisioterapia está enfocada en trabajar en la prevención de las lesiones producidas en los deportistas, mediante una serie de tablas y protocolos de ejercicios terapéuticos. Estos ejercicios son personalizados y estarán enfocados a cada deportista y a cada deporte en particular. El deportista los llevara a cabo entre las competiciones, unido a unos ejercicios específicos pre y postcompetición.

Fisioterapia deportiva 2